Los venezolanos acabamos de pasar un por apagón de un poco más de cuatro días, aun hay sectores en donde no ha sido restablecido la electricidad y aun todos estamos con el temor de que vuelva a pasar.

Muchos me imagino son los post que dedicarán a informar acerca los acontecimientos, la catástrofe, las pérdidas materiales y humanas, además de los sacrificios que hicieron millones de venzolanos estos cuatro días para sobrevivir, unos con más suerte que otros.

Es lamentable, triste y por demás desesperanzador sentirse completamente aislado, sin señal telefónica o internet, sin agua, gas, comida descompuesta o ausencia de comida, sin efectivo y especulación de los revendedores y personas que sacaron provecho de la situación.

Muchas personas y me incluyo en ellas, nos ponía mal tanto pensar por el porvenir, la respuesta a ¿y ahora que va ser de nosotros? ¿como estará haciendo la demás personas que estaban en una situación vulnerable? (ejemplo una enfermedad), en fin tanto pensar y pensar esta pensadera nos podía dejar inhabilitados hasta para hacer las tareas más simples o encontrar solución a un problema práctico de supervivencia.

Me sensibilizo en este post ante todo por las personas que somos de mente y corazón sensible, con las personas depresivas, nerviosas y por supuesto a las personas con algún tratamiento psiquiátrico así sea mínimo por ansiedad o cualquier otro padecimiento a las cuales este apagón golpeó aun más fuerte.

Solo quiero compartir que a mí lo que me ayuda enormemente es mantenerme ocupada, mi capacidad creadora a veces no sé si es algo heredado o simplemente la manera que tiene mi cuerpo y mente de sobrevivir, ya que muchas veces los pensamientos negativos invaden mi cabeza y temo por lo que puedan hacer mis manos, sin embargo si mantengo ocupada mis manos en la tarea de crear algo estas logran salvarme.

En cuatro días de apagón, logré hacer dos amigurumis, el primero un George que quería hacerle a mi hijo hace mucho tiempo y el cual fue recibido con mucha alegría debido también a la circunstancia apremiante de mi hijo de pasar el día jugando con juguetes sin televisión, computadora o celular.

El segundo fue una idea de la cual seguramente daré más detalles en otro post, que consistió en hacer un amigurumi con alguna prenda tejida en dos agujas, tal como si fuera una prenda para adulto, en este caso realicé un pollito al cual le hice un pasamontañas motivos de corazones tejidos en dos agujas muy pequeña, con el mismo método que aplicaría si fuera para una talla de adulto.

Tejer ya está considerada un terapia llamada lanoterapia, yo sin saberlo la he practicado por muchos años, en esta circunstancia estoy completamente segura de poder hablar con propiedad de sus beneficios en mi caso particular, muchos consideran que tejer no es para todo el mundo y que es propio de las personas con mucha paciencia, pero creo sinceramente que es precisamente la paciencia es un resultado de la actividad mas no un requisito, en este apagón la sensación de aislamiento y ansiedad era tan grande, que tejer “aislaba” mis pensamientos y eso relaja, calma y lo mejor de todo es que el tiempo pasaba rápido y ya al irse la luz natural necesaria para tejer habían transcurrido un gran rato tejiendo.

Solo puedo agregar por demás que mi mamá es la persona más fuerte que conozco. Saludos! a toda la comunidad de Steemit y a los Steemians venezolanos Fuerza!

Espero les haya gustado. Les invito a leer mis próximas publicaciones y siempre estaré dispuesta a responder sus preguntas y comentarios. ¡Muchas gracias!